La figura del guionista de programas

guionistas de programas

Detrás del comentario ingenioso de un presentador o de aquella pregunta capaz de descolocar al entrevistado se esconde el trabajo de un equipo de guionistas que en ocasiones no está valorado cómo se merece. Con la intención de reivindicar esta figura dentro del sector, el pasado viernes, el sindicato ALMA congregó a los guionistas de varios programas de entretenimiento en un acto que fue todo un éxito de asistencia.

Sorprende encontrarse con comentarios de gente ajena al medio que sigue pensando que los guiones se hacen solos o que la mayoría de lo que vemos en pantalla es fruto de la improvisación o la inspiración divina del presentador de turno. Aún falta mucho por hacer, y la verdad es que gestos como lo sucedido en la reciente gala de los Goya cuando se privó a los guionistas desfilar por la alfombra roja, hacen un flaco favor a la profesión. Aunque se pueda ver como un pequeño gesto sin importancia, lo cierto es que el mensaje que se lanza a la sociedad es un claro menosprecio al trabajo del guionista. No estamos hablando de una pataleta que reclama la luz de los focos, sino de dar un trato digno a la profesión.

Me gustó especialmente la intervención de Algerino Marroncelli (Got Talent) y de Marta Torres (Un príncipe para tres princesas) los cuales hicieron hincapié en la faceta del guionista en este tipo de realities como narradores de historias, es decir, la capacidad de crear un recorrido emocional para cada uno de los concursantes. El guionista en este tipo de programas tiene que ser muy polifacético, puesto que se requieren conocimientos, no sólo de storytelling, sino también de edición… e incluso psicología! El papel del guionista es esencial para conseguir el resultado que busca el programa.

En ‘Got Talent’, aunque los participantes tienen libertad en sus actuaciones, es esencial cómo se presenta la historia de cada uno de los participantes a la audiencia para transmitir la emoción que hace de este talent un auténtico formato de emotainment. En ocasiones, los concursantes disponen de varias actuaciones en la cartera, y aquí el papel del guionista también es importante a la hora de asesorarlos para escoger aquél en el que se luzcan más. Dónde el guionista no interviene, aunque muchos espectadores así lo crean, es en las intervenciones del jurado. La gracia del formato radica en un jurado que no dispone de mucha información previa a las actuaciones y que se deja llevar por lo que ve en el escenario. No hay pinganillo, así que lo que vemos, son sus reacciones espontáneas. Es un jurado que se sorprende, se ríe o se emociona con el público.

Por otro lado, el gamberrismo bienintencionado de ‘Un príncipe para tres princesas’ es sin duda uno de los elementos que le ha llevado a ser un formato de éxito. En este caso, los guionistas tienen un papel fundamental tanto en la creación de situaciones (con la intención de crear conflictos) como en el montaje, una de las claves del programa. Tengo que reconocer que esta última edición no he podido seguirla como las anteriores, aunque el primer capítulo donde se presentan a los participantes es una cita obligada en mi casa.

Queda aún trabajo por hacer para conseguir dotar de más visibilidad a la figura del guionista de programas. Y sí… ‘En tu casa o en la mía’ también tiene guión, por mucho que Bertín diga que es “sólo una charla”.

guionistas de programas

Manuel Burque fue el conductor de la charla. En la mesa los equipos de Likes y El Hormiguero.

apages

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *