La irrupción de las telco en el audiovisual

operadoras de telecomunicaciones

Esta mañana ha arrancado una nueva edición del BIT Broadcast 2016 en el IFEMA de Madrid, todo un referente en las últimas tendencias del sector tecnológico audiovisual. Uno de los atractivos del certamen son las ponencias en las que profesionales y diferentes agentes del sector analizan la realidad del audiovisual en nuestro país y los nuevos retos que plantean los últimos cambios surgidos en la cadena de valor.

En una de las ponencias de la jornada de hoy,  se han juntado los responsables de la oferta televisiva de las operadoras de telecomunicaciones para debatir sobre su rol en el sector audiovisual. En el debate también ha participado el director general de UTECA, Andrés Armas, asumiendo el papel de representante de las televisiones comerciales.

Uno de los puntos clave del debate ha sido la irrupción de las telco en la producción de contenidos. De todas las operadoras nacionales, Movistar es sin duda la que tiene más experiencia en este ámbito, especialmente, gracias a los procesos de compra y venta de todo tipo de productoras a lo largo de su historia, comenta Ignacio Fernández-Vega, director global de estrategia TV de Telefonica.  Si una cosa ha aprendido la compañía de esta experiencia es que producir desde una telco es complicado. La producción propia requiere de un modelo de negocio que implica una inversión continua, es decir, una vez el cliente ha consumido un producto tendremos que ofrecerle nuevos contenidos con la intención de mantener su interés. Se genera la obligación de producir constantemente y el retorno de la inversión no resulta una tarea fácil. Aunque de momento la producción propia de la plataforma de Movistar es mínima si la comparamos con el gran volumen de canales y contenidos que distribuyen, lo cierto es que genera un valor añadido y diferencial importante para sus clientes.

Orange quiere adentrarse en la producción de contenidos en un futuro, declara Jose Antonio Guzmán, director de Orange TV. Así como su competidor Movistar, la compañía pretende apoyarse en la industria para buscar talento y colaborar con todos los miembros de la cadena de valor. Si echamos un vistazo al grupo internacional veremos que Orange France ya es un productor de cine y series desde hace años a través de Orange Studio, creada en el 2007. Además, la compañía es uno de los patrocinadores oficiales del Festival de Cannes, con el que pone sobre la mesa su compromiso con el mundo del cine, ya sea mediante la adquisición de derechos como en modalidad de coproductora. Así pues, la compañía ya dispone de ese know-how en la producción de contenidos que le facilitaría llevar a cabo esta tarea en nuestro país.

De las tres telco presentes en la ponencia, la que ha mostrado menos interés en la producción propia ha sido Vodafone. No es un rol que quiera desarrollar ni a corto ni a medio plazo. De esta forma, la compañía prefiere centrar su negocio en la agregación y distribución de contenidos, y dejar la producción en manos de los agentes especializados.

Si en una cosa coinciden las tres, es en mostrar su disconformidad delante del modelo de financiación de obra europea que exige la normativa. Todos los players deberían tener las mismas obligaciones, en referencia a Netflix y otras OTTs nacionales. La regulación está creando una competencia desleal y exigen igualdad de trato. Según Ignacio Fernández-Vega, es un error pensar que el sector cinematográfico tenga que sustentarse mediante la obligación. Aunque reconoce que producir localmente tiene su lado positivo, que esa inversión sea obligatoria no es la mejor manera de llevarla a cabo.

apages

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *