¿Es el contenido el único Rey?

El contenido es el Rey

La vida ociosa en verano me lleva a poder dedicar más tiempo del habitual al consumo de series. Normalmente no me conformo con solo un capítulo, y lo que empieza con una cervecita antes de la cena se extiende en una auténtica maratón hasta altas horas de la madrugada. Aun así, me resulta imposible terminar con la larga lista de “pendientes” que tengo en mi escritorio.

Desde que me hice una cuenta en Netflix he podido conseguir una alternativa para aquellas noches en las que la televisión lineal no me ofrece nada que me llame realmente la atención… Y esto en verano acostumbra a ser bastante habitual puesto que la mayoría de canales reservan sus mejores cartas para la vuelta de vacaciones cuando el consumo de televisión vuelve a crecer.

Con el próximo desembarco de las OTTs de HBO y Amazon vamos a empezar a ver cómo nuestras series favoritas empiezan a estar desperdigadas por diferentes plataformas a las que no tendremos más remedio que suscribirnos si las queremos ver. ¿Tenéis la cartera preparada? Esto solo acaba de empezar…

Todo apunta a que la televisión del futuro vaya emigrando a un ecosistema de aplicaciones y plataformas con un mercado cada vez más segmentado. El desarrollo tecnológico de nuevos dispositivos, el aumento del ancho de banda, el famoso big data… En el fondo, no debería parecernos un futuro tan lejano.

Sin duda, en todo este tsunami que estamos viviendo en el panorama audiovisual, es más que conocido el famoso lema “el contenido es el Rey“. El salto de calidad que han dado las series, así como la variedad de propuestas y temas que ofrecen, nos abre un mercado que goza en la actualidad de una salud de hierro, con un gran número de producciones en marcha, y que ha visto como el consumo de sus productos ha crecido en los últimos años gracias a los nuevos métodos de distribución. Porque eso sí, como decía Jonathan Perelman, de BuzzFeed, hace un par de años en una conferencia: “Si el contenido es el Rey, la distribución es la Reina, y además lleva los pantalones“.

A pesar de esto, las plataformas de SVOD no deberían limitarse a luchar solo por tener los mejores contenidos, sino también por crear la mejor experiencia de usuario posible, siendo cada vez más importantes el interfaz y su usabilidad, los motores de búsqueda, los sistemas de recomendación, etc. Aquí también se juega una batalla importante porque como usuarios nos gusta que nos pongan las cosas fáciles y no queremos estar perdiendo el tiempo navegando por bibliotecas con una gran cantidad de contenidos sin llegar a encontrar lo que buscamos en ese momento.

En el momento que una OTT consiga ofrecer una experiencia de usuario excelente y encuentre la manera de personalizarla hasta tal punto de hacernos sentir que ese producto es único y exclusivamente diseñado para nosotros, se habrá conseguido dar un gran paso más en la industria de la distribución de contenidos on demand.

Así pues, parece ser que al Rey y a la Reina les ha salido un nuevo miembro en la corte que dará mucho que hablar en los próximos años. Ya no será suficiente con tener el mejor contenido y saber hacerlo llegar al usuario a través del canal más adecuado, sino también, conseguir que la experiencia sea lo más personalizada posible.

apages

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *