La producción de vídeo online tras el modelo surgido durante la crisis

juanpalomo

En cualquier vagón de metro a las 8h de la mañana es bastante habitual ver como, entre rostros de sueño y desidia, hay algunos que permanecen enganchados a la pantalla de su móvil. Seguramente unos estarán leyendo los primeros correos del trabajo o contestando whatsapps de los grupos más madrugadores, otros jugando con alguna nueva adquisición o simplemente escuchando música… Pero sin duda, una de las acciones que más peso ha ganado en estos últimos años, y especialmente en esta pequeña pantalla, ha sido el consumo de vídeo online.

Esta tendencia continua creciendo de forma imparable gracias a plataformas como Youtube, y especialmente al impulso ejercido por las redes sociales. Todas se han subido al carro del vídeo online y han adaptado sus plataformas para priorizar este tipo de contenido cada vez más utilizado por los anunciantes en sus estrategias de marketing.

Si a esto le sumamos la ansiada llegada del 5G a España (según las previsiones del Gobierno a partir del 2020), se dibuja un futuro, a primera instancia, prometedor para todos aquellos que nos dedicamos a la producción de contenidos audiovisuales. Aun así, lo cierto es que continuamos arrastrando el modelo de reducción de costes surgido durante la crisis, y más especialmente, cuando se trata de contenidos pensados para difundirse exclusivamente en Internet.

Cuando me llegó el brief de mi primera producción online hace años uno de los comentarios del cliente fue: “Esto tenemos que sacarlo por la mitad, total sólo se pasará en Internet…”. La primera reflexión que me vino a la cabeza en su día fue: Ok, ¿entonces utilizo solo la mitad de la cámara? … En fin, en aquellos años, en plena crisis, no había más remedio que ajustar al máximo el presupuesto si se quería ganar el proyecto, y las cifras del consumo de vídeo en Internet no se acercaban ni de lejos a las que tenemos hoy… pero, ¿y ahora?

En ocasiones tengo la sensación de que aún no hemos terminado de superar aquella etapa. Aunque las cifras del consumo de vídeo online continúen creciendo sin parar, algunos directivos viven aún en el Internet de hace 10 años.

Obviamente el desarrollo tecnológico del sector audiovisual en estos últimos años nos ha permitido abaratar costes técnicos en la producción de vídeo. Además, cada vez es más frecuente encontrar perfiles profesionales multidisciplinares y con una gran polivalencia (como nuestro amigo Juan Palomo)… Aun así, no le pidamos peras al olmo.

Creo que ha llegado el momento de pasar página y dejar de aferrarnos al modelo de producción surgido durante la crisis. Lo que en su día fue una estrategia puntual para abaratar precios (ajustando presupuestos y reduciendo el coste salarial), parece que se haya asentado como la norma general. Y no precisamente para reducir precios, sino con la intención de aumentar el margen de ganancias empresarial, claro está. Como todo en la vida, habrá casos y casos. Esto es solo una apreciación personal.

apages

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *